Blog Visor ADL

El Gurú de tus finanzas explica: Capital de trabajo

Publicado por Karla Ruiz Argáiz el 28/01/2019 05:19:42 PM

 

Capital de trabajo 

¡Bienvenido a la primera entrada del Gurú de tus finanzas! VISOR creó este espacio especialmente dedicado a las PyMEs porque conoce los dolores que sufren todos los días en la aventura de crecer y prosperar. ¡Pero también sabe que no hay nada que una buena estrategia de financiamiento –y un poquito de arte- no puedan resolver!

            El tema de hoy es un concepto que puede que no utilices en tu vocabulario diario…pero créeme, está detrás de casi todos los problemas que te mantienen despierto de noche si eres un emprendedor.

             Cada vez que te preguntas “¿de dónde voy a sacar el dinero para la nómina de mis empleados este mes?”, o “¿qué hago con el inventario que lleva meses sentado en la bodega?”, o incluso “¿será prudente llamarle a mi cliente por vigésima tercera ocasión para pedirle que me adelante el pago de la factura?”, estás invocando a ese abstracto concepto llamado capital de trabajo.

            El capital de trabajo no es más que la medida de la capacidad de tu negocio de utilizar los recursos que tiene en un determinado momento para pagar lo que debe a corto plazo. Lograr un capital de trabajo sano es como si los astros se alinearan: tu efectivo, tu inventario, tus cuentas a recibir, tus cuentas a pagar y tu deuda te permiten tener suficiente dinero en la bolsa para mantener tu negocio operando mientras inviertes para seguir creciendo.

        Hablaremos más a detalle de cada uno de estos elementos en futuras entradas. Por ahora, te voy a contar un secreto…hay estrategias sencillas y efectivas para lograr que el dinero que genera tu empresa se quede más tiempo en tu bolsillo.

              El primer paso para hacerlo es calcular, a grandes rasgos, la razón de lo que debes contra lo que tienes: Activos corrientes – Pasivos corrientes = Capital de Trabajo Neto Contable. Para que tu negocio pueda cumplir con sus obligaciones, el resultado de esta operación debe ser positivo. El punto considerado como “ideal” es aquel en el que tu empresa tiene $2 en activos corrientes por cada $1 en pasivos corrientes. Tener poco capital de trabajo –o incluso negativo- puede llevar a la bancarrota. ¡Pero el exceso tampoco es adecuado! Son recursos que podrías utilizar para maximizar ganancias.

           Como en todo, el balance es la clave. La buena noticia es que, a diferencia del movimiento y la alineación fortuita de los astros, tú sí puedes controlar cada uno de los elementos que conforman al Capital de Trabajo de acuerdo a las necesidades, características, y ciclo de vida de tu organización.

              Por ejemplo, si tu empresa es una importadora de ropa y accesorios, podrías enfocarte en la rotación del inventario para transformarlo de compra a venta lo más rápido posible. Si se dedica al desarrollo de infraestructura eléctrica, podrías ofrecer un descuento por pronto pago para tener el flujo suficiente que te permita arrancar el proyecto.

             Manejar tu capital de trabajo exitosamente te dará liquidez, que en el mundo de las PyMEs, es considerado un superpoder. Pero hablaremos más de eso después… Por lo pronto, como tu Gurú, me gustaría que pensaras en este concepto como la “fuerza mayor” que impacta la operación diaria de tu negocio. Las mejores empresas crecen y prosperan porque entienden sus puntos débiles y aprovechan las oportunidades para mejorarlo. Sabemos que tú puedes ser una de ellas.

 

¡Hasta la próxima!

 

VISOR ;)

Etiquetas: fintech, emprendedores, pyme, finanzas, blog, liquidez, bancos, empresas, capital de trabajo